Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra política de cookies.

Más información Entendido

Cuál debe ser el precio de tu alquiler con la nueva ley catalana

Immobiliaria Servigestió

La entrada en vigor de la Ley de Medidas Urgentes en materia de vivienda aprobada recientemente en el Parlament provoca que los contratos de alquiler que se firmen a partir de ahora en 60 municipios estén topados por las referencias del Índice de referencia de precios de la vivienda de la Agència de l’Habitatge de Catalunya. Se considera que en estos municipios, entre ellos Barcelona y una cuarentena de su área metropolitana, falta vivienda asequible.

La renta de los nuevos contratos no podrá superar el precio que establezca el índice y no se podrá subir, aun cuando sea inferior al índice, si la vivienda se ha alquilado por un precio inferior en los cinco años anteriores. Las rentas sí podrán superar en un 5% el índice si se les han realizado obras de mejora en el último año o si tienen piscina, conserje, zona comunitaria y están amuebladas, sin poder sumarse a la anterior.

La Generalitat cuenta con un portal que permite consultar los precios de referencia para las viviendas que interesen. Accesible a través del portal de Habitatge, tras introducir los datos de direcciónsuperficie de la vivienda sin elementos comunes (metros cuadrados, que se pueden consultar en el catastro), estado de mantenimiento –en perfecto estado, en buen estado, faltan actualizaciones o en estado deficiente–, la planta, el año de construcción –anterior a 1917, de 1918 a 1944, del 1945 al 1978, de 1979 a 2007 o posterior al 2008, algo que se puede consultar en el catastro– y el certificado energético. También se debe especificar si cuenta con ascensorparking y está amueblado.

El resultado que arroja el buscador cuenta con tres referencias: el área inferior (media con los alquileres más bajos que se han encontrado en la zona), el índice en sí y el área superior (con los alquileres más caros). El índice es una “media aritmética de los precios de alquiler por metro cuadrado de todas las viviendas que se encuentran en el área de búsqueda a partir de los criterios introducidos”, se explica en la web. De referencia se toman 371.000 contratos de los registros del Incasòl.

En el índice se incluyen viviendas con 10 metros cuadrados menos y 10 metros cuadrados más de la referencia introducida. Es decir, si se buscan pisos de 80 metros cuadrados, se recogerán también desde 70 a 90.

Es posible que el resultado de error por falta de contratos en un radio de 1.000 metros para establecer un índice. “A partir de este radio no se considera que los datos sean fiables o útiles”, se apunta.

Casos prácticos

Los ejemplos en las ciudades catalanas donde ya rige


Entre los casos prácticos de ciudades donde ya se aplica, para un piso en la zona de carrer Mandri, en el barrio de Sant Gervasi de Barcelona, con 70 metros cuadrados, construido entre 1945 y 1978, en buen estado, con ascensor, se obtiene un precio de 14,64 euros el metro cuadrado, lo que fija el alquiler en 1.024 euros.

Si se pasa a la calle Llull, en la Vila Olímpica de la capital catalana, un primer o segundo piso de 83 metros cuadrados en el que se necesitan actualizaciones, construido entre 1945 y 1978, con un certificado energético D, la referencia es de 9,43 euros por metro cuadrado, por lo que el alquiler quedaría en 782,60 euros.

Si se consulta un piso en La Llagosta de unos 70 metros cuadrados en perfecto estado, con ascensor, parking y amueblado, se fijaría el alquiler de referencia en unos 536 euros, en base al precio de 8 euros por metro cuadrado que ofrece la herramienta.

En Reus, una vivienda en Passeig de Prim, de unos 70 metros cuadrados, en buen estado y siendo tercera o cuarta planta construida entre 1979 y 2007, con ascensor, el precio de referencia es de 6,74 euros el metro cuadrado, con un alquiler de 471,80 euros.

En Igualada, en la Rambla de Sant Ferran, un piso de características similares tiene un índice de 5,80 euros y un alquiler de 406 euros.

En Manresa, en la zona cercana a la plaza Lluís Companys, el índice es de 11,74 euros, por lo que el alquiler quedaría en 821 euros.

¿Dónde se aplica?


Las localidades en las que los alquileres ya están topados son Badalona, Barberà del Vallès, Barcelona, Blanes, Calafell, Castellar del Vallès, Castelldefels, Cerdanyola del Vallès, Cornellà de Llobregat, Esplugues de Llobregat, Figueres, Gavà, Girona, Granollers, L’Hospitalet de Llobregat, Igualada, Lleida, Manlleu, Manresa, Martorell, El Masnou, Mataró, Molins de Rei, Montcada i Reixac, Montgat, Olesa de Montserrat, Olot, Palafrugell, Pallejà, Pineda, El Prat de Llobregat, Premià de Mar, Reus, Ripollet, Rubí, Sabadell, Salou, Salt, Sant Adrià de Besòs, Sant Andreu de la Barca, Sant Boi de Llobregat, Sant Cugat del Vallès, Sant Feliu de Guíxols, Sant Feliu de Llobregat, Sant Joan Despí, Sant Just Desvern, Sant Pere de Ribes, Sant Vicenç dels Horts, Santa Coloma de Gramenet, Santa Perpètua de Mogoda, Sitges,Tarragona, Terrassa, Tortosa, El Vendrell, Vic, Viladecans, Vilafranca del Penedès,Vilanova i la Geltrú y Vilassar de Mar.

Si existen mayores dudas, el detalle del proceso de búsqueda se puede consultar paso a paso en el manual de la Agència de l’Habitatge.

Fuente: La Vanguardia